Día 22 de septiembre, día sin coches - BLULAIN
15464
post-template-default,single,single-post,postid-15464,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Día 22 de septiembre, día sin coches

Día 22 de septiembre, día sin coches

Una oportunidad para la reflexión sobre la “sostenibilidad” de nuestra movilidad.

El próximo día 22 se celebrará un año mas el día sin coches en las principales ciudades europeas dentro de la denominada semana de la movilidad. Es un buen momento para sensibilizarnos del impacto que suponen nuestros hábitos de movilidad en la ciudad y de cómo debemos actuar conjunta e individualmente para minimizar el impacto negativo de los mismos.

En muchas ocasiones las actuaciones que adoptan los responsables de gestionar nuestras ciudades se centran en poner en marcha acciones puntuales cargadas de simbolismo dónde se aboga por la movilidad saludable, familiar, ecológica, divertida, y que en su apogeo celebra el triunfo de estas acciones sobre la movilidad , irresponsable, individualista, nociva y antiecológica que suponen los coches en nuestras ciudades. Algo así cómo el triunfo del bien sobre el mal.

El día 23 de septiembre vuelve a ser un “día con coches” y comienza de nuevo el reto de nuestras administraciones para gestionar esta realidad.

La integración de las necesidades de movilidad en la ciudad dentro de un modelo realmente sostenible no debería fundamentarse en la criminalización del coche sino en el uso razonable que se debe hacer del mismo como elemento relevante en la movilidad urbana e interurbana y en las demandas sociales que están detrás de su uso.

Necesitamos políticas coherentes e integradoras de las diferentes opciones de movilidad dónde predomine la persuasión sobre la disuasión. Eliminemos los debates estériles cómo elegir entre “transporte público o privado” o “ colectivo o individual” por soluciones de integración dónde la “o” deje paso a la “y”.

Y sobre todo tengamos en cuenta las inquietudes y demandas de movilidad de nuestros conciudadanos.

Tras una época de indudable esfuerzo social y político por crear infraestructuras de transporte colectivo de alta calidad en nuestras ciudades estamos viviendo el auge de las soluciones individuales de movilidad. Los VTC, los “sharing” de coches, motos, bicicletas, patinetes, etc.. crecen sin parar.

La movilidad esta cambiando y cada vez mas ,gracias sobre todo al auge de las tecnologías, se complementan los medios de transporte y el usuario del coche privado utiliza frecuentemente otras modalidades de transporte para moverse y comienza a prescindir, aunque sea de manera temporal o fugaz, del coche ( su coche). También estamos comprobando como el usuario del trasporte colectivo empieza a introducir medios complementarios de trasporte individual en su movilidad.

Es un claro ejemplo de confluencia de destinos y modos de movilidad Colectivo <> Individual y TTe Público <> Privado.

Pues bien hagamos políticas que estén alineadas con nuestras necesidades de movilidad potenciando la colaboración público-privada y la alternancia del transporte colectivo con el individual y familiar.

Los ayuntamientos tienen la responsabilidad de gestionar el 100% del transporte, del tráfico y del estacionamiento en la vía pública en la ciudad; sin embargo existe una importante ( a la par que desconocida) oferta de aparcamiento alternativo fuera de la vía pública de titularidad pública y privada que no suele formar parte de las políticas de movilidad.

Apenas algunos aparcamientos gestionados directa o indirectamente por los ayuntamientos forman parte de esas políticas pero incluso en ciudades como Madrid o Barcelona apenas suponen un 5% de la oferta global. Es realmente difícil encontrar políticas de aparcamiento en sintonía con las necesidades de la movilidad. En la mayoría de nuestras ciudades disponemos de una importante oferta de aparcamiento fuera de la vía pública infrautilizada cuando en la vía pública cientos o miles de vehículo estacionan en infracción o circulan buscando un hueco para aparcar o parar “unos minutos”.

Las políticas tarifarias en aparcamiento no facilitan una movilidad “sostenible” ¿Tiene sentido que aparcar 10 minutos en el centro de una de nuestras ciudades en un aparcamiento de rotación o en la Vía Pública cueste 10 veces menos que un billete ida y vuelta en transporte público?

¿Porqué no utilizamos los aparcamientos como un elemento regulador del tráfico persuadiendo y/o disuadiendo su uso en función del impacto sobre el tráfico?.¿ Porqué no vinculamos el uso del coche y el transporte público a través de toda una política de aparcamientos ( no solo los disuasorios) que incluya, entre otras cosas, tarifas combinadas.?

Tal vez las administraciones públicas y especialmente los ayuntamientos deberían propiciar y coordinar la integración de los aparcamientos como elemento regulador y pieza fundamental de intercambiador modal de medio de transporte. La tarea no es fácil pues son muchos los aparcamientos tanto de titularidad pública como privada , con diferentes modos de gestión y con difícil y dispersos interlocutores pero los beneficios serían evidentes.

Recordemos que cuándo menos contamina y “molesta” un coche es estando aparcado; bien aparcado.

Deberíamos trabajar por una movilidad, pacífica, equilibrada, respetuosa, no excluyente y evolutiva; es decir sostenible. …y ¡no olvidemos al peatón y a las personas con limitaciones de movilidad!.

Disfrutemos y aprovechemos el dia sin coches.

Javier Mateos
Blulain, SL

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.